En el día mundial de la radio.

•febrero 13, 2013 • 4 comentarios

El 13 de febrero de 2011 fue proclamado el día mundial de la radio por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con el objetivo Imagende celebrar a la radio como medio de comunicación, hacer un llamado y conjuntar esfuerzos entre los actores principales de la radiodifusión, para promover la libertad de expresión y el acceso a la información.

Pero, ¿cómo celebrar este día?

La radio la conformamos radioescuchas y profesionales del medio, todos somos partícipes de esta fiesta sonora, los festejos van desde quien comparte en las redes sociales una felicitación grupal, una imagen junto a un pequeño aparato de radio, incluso quienes hablan vía telefónica a un programa en vivo para felicitar a sus locutores favoritos y hasta  las programaciones especiales que preparan las propias emisoras. 

Sin embargo, la mejor manera de celebrar un día como hoy es haciendo una profunda reflexión acerca del más noble de los medios, remontarnos al pasado y repasar su evolución.

Si bien los contenidos, gustos y estilos hoy no son los mismos, sí lo es el compromiso con el medio.

¿Qué y cómo estamos escuchando hoy? ¿Cuáles han sido los aciertos y errores de la radio en nuestro contexto? ¿Cómo exigimos una radio digna? ¿Cómo defendemos la libertad e independencia de las radios públicas? ¿Conocemos las leyes que la rigen? ¿Quiénes están al frente de nuestras radios? ¿Cómo criticamos? y sobre todo ¿Qué proponemos?

Estas interrogantes son una invitación a seguir cuestionándonos y van dirigidas no solo a quienes hacemos radio, sino a los radioescuchas, a las autoridades, a toda la sociedad.

Imagen

La radio se hace todos los días, no descansa, nos brinda cultura, compañía, educación, entretenimiento, información, servicio social. A través de su voz además de escuchar, vemos,  percibimos olores, sabores, sentimos. Y por si fuera poco en ella también se crea parte de nuestra memoria sonora.

Celebremos.

Anuncios

Gestión documental

•noviembre 14, 2011 • 2 comentarios

BBC Record LibraryCuando acudimos como usuarios a las diversas organizaciones, museos o medios de comunicación que cuentan con un archivo audiovisual al interior, nos percatamos inmediatamente de una parte de sus aciertos y desaciertos en materia de gestión.

Cada archivo es distinto y a su vez interdependientes de otros para poder vivir, crecer y fortalecerse. Por ello es vital que cada centro documental cuente con los principios fundamentales de administración o gestión en su archivo.

El doctor Ray Edmondson en su texto “Filosofía y principios de los archivos audiovisuales”, destaca los puntos clave para percatarse de cuáles son los aspectos fundamentales para el buen funcionamiento de un archivo.

Dichos aspectos fundamentales son:

 Formación de fondos. Abarca cuatro procedimientos:

1.-Selección. Proceso intelectual fundado en la investigación y el criterio con fines de adquisición.

2.-Adquisición. Proceso práctico que puede constar de elecciones técnicas y materiales, la negociación y la transacción contractual, el examen de los soportes  y su inventariado.

3.-Deselección. Ejercicio del criterio sobre la base de ulteriores circunstancias, con inclusión de cambios en la política de selección.

4.-Retirada. La remoción ética de soportes de los fondos.

 Conservación. Este aspecto es incluyente de otros, pues uno de los objetivos primordiales de la conservación de archivos es el acceso y este último se otorga como un derecho del individuo hacia su patrimonio documental. De igual forma acuerpa a la gestión de fondos ya que una buena organización es condición indispensable de la conservación.  BBC Record Library Staff

La base de lo anterior, son sin duda las políticas que conforman parte de la cultura y motor de un archivo, ya que son éstas las que indican a los profesionales cómo conducirse y conducir el archivo. Aquí el papel del documentalista y su gestión cobra relevancia, ya que durante todo el proceso documental, es quien tiene la obligación de aplicar la normatividad y llevar por buen rumbo el archivo.

La red al servicio de la documentación audiovisual

•julio 23, 2011 • 4 comentarios
©elenaservin

©elenaservin

La experiencia que ha dejado la documentación audiovisual desde la entrada de la digitalización, influenció la ideología de las instituciones abocadas al tratamiento documental de archivos sonoros. A principios de la década de 1990 instituciones como la British Broadcasting Corporation (BBC), Radiotelevisione Italiana (RAI) y Radio Televisión Española (RTVE) y actualmente la National Geographic, Discovery e History Channel han emprendido iniciativas comerciales con fines educativos y culturales aplicables a sus archivos. Pero sin lugar a dudas, el Institut National de l’Audiovisuel (INA)en Francia, es quien más experiencias relevantes ha tenido en este campo.

La digitalización no tendría el mismo impacto si no fuera por la existencia de las redes. Tomando lo anterior como base, se han desencadenado una serie de proyectos culturales y educativos en diversos canales de televisión y estaciones de radio, en su mayoría de países avanzados. Dichos proyectos se centran en el uso y difusión de los archivos audiovisuales a través de redes, ya que éstas facilitan la interacción social, acortan distancias y reducen costos.

©elenaservin

©elenaservin

Muchos son los proyectos que en la actualidad se están llevando a cabo, uno de ellos es “Alejandría” que se lleva a cabo en la República de Chile, cuyo objetivo es que dicho país logre conjuntar la mayor biblioteca digital con contenidos educativos en línea de Latinoamérica, así como la afortunada distribución de esos contenidos multimedia. América Latina Interconectada con Europa (ALICE), Cooperación Latinoamericana de Redes Avanzadas (CLARA) y la VideotecATEI son proyectos establecidos para crear una infraestructura de redes digitales con el fin de organizar los servicios internacionales de redes para la comunidad.

Lo anterior es tan solo un breve ejemplo de lo que la tecnología, aplicada a los archivos audiovisuales, es capaz de aportar a la sociedad. El accesible manejo e intercambio de información entre el colectivo documental y la sociedad, nos lleva a un escenario donde la información generada a nivel mundial esté a un clic de distancia.

Las fonotecas españolas y su experiencia documental

•junio 23, 2011 • Dejar un comentario

El ejercicio de documentar ha experimentado cambios con el avance tecnológico y es del conocimiento general que los formatos audiovisuales han venido a revolucionar las formas de documentación. Países como España se preocupan por el presente y futuro del patrimonio audiovisual, no sólo implementando programas de estudios apegados a las nuevas técnicas de documentación, sino que también los medios de comunicación  han venido trabajando sobre ajustes precisos en dichas técnicas.

RTVE

RTVE

Un ejemplo de lo anterior es la labor de la Radio Televisión Española (RTVE), quien ha tenido que ponerse acorde a la gran cantidad de información que genera diariamente desde sus inicios en 1954. Para ello, ha conformado el Centro de Documentación de RTVE que se dedica a la gestión del fondo documental audiovisual desde el año de 1981.

Ricardo Fernández de la Torre en su texto sobre los sistemas de catalogación y clasificación en el archivo del centro de documentación, nos otorga un panorama general del material que resguarda la RTVE. De igual manera detalla las necesidades y problemáticas a las que se han enfrentado sus especialistas en el momento de llevar a cabo los procesos documentales y cómo les han dado una resolución.

Por su parte la Euskal Irrati Telebista (EITB) o Radio Televisión Vasca, quien nace en la década de 1980 y de igual forma ante la preocupación de salvaguardar la información generada, crea el departamento de documentación y archivo de Euskal Telebista. Lo anterior se puede corroborar con las propias palabras de Jesús Andérez, responsable de dicho departamento, quien en su texto sistemas y criterios de catalogación, aborda la técnica y tecnología aplicada en el trabajo de documentación  en dicho ente de comunicación.

EITB

EITB

Es indudable que hay mucho más que decir sobre  las formas en cómo se conducen las organizaciones dedicadas a la salvaguarda audiovisual,  y las resoluciones que toman ante las necesidades y problemáticas enfrentadas en el trabajo diario. No obstante, el objetivo que debemos trazar no está en lo que queda por decir, sino en que son instituciones cuya historia nos permite visualizar el camino que debemos recorrer los nuevos documentalistas.

El orden detrás del archivo

•junio 13, 2011 • Dejar un comentario
Biblioteca ©Tim Pannell

Biblioteca ©Tim Pannell

Cuando por vez primera vez entramos a un centro de documentación, llámese biblioteca, filmoteca, fonoteca, etcétera, nos viene a la mente la duda de cómo se llevan a cabo los procesos detrás de aquel escrupuloso orden que parece estar, incluso, en el aire que respiramos y que de manera peculiar exalta nuestros demás sentidos.

Atrás de la pulcra disposición de un archivo, está su más claro reflejo, un conjunto de profesionales de la documentación haciendo su labor de la misma forma ordenada, meticulosa y dedicada.

Pero ¿cómo se llega a esa armonía que facilita al usuario el acceso a la información? A  través de procesos documentales exhaustivos de recolección de documentos, procesamiento, almacenamiento, búsqueda y recuperación de la información que conforma un archivo. Estos procesos permiten ordenar los conjuntos documentales que conforman un archivo, denominados fondos y colecciones.

Archivo Fonográfico © Elena Servín

Archivo Fonográfico © Elena Servín

Cuando se habla de fondos de archivos y colecciones, el doctor Ray Edmondson en su libro “Filosofía y principios de los archivos audiovisuales” los define como “Fondo: grupo de registros conexos que componen un todo orgánico. Colección: grupo de objetos o documentos reunidos”.

Otra definición más clara es la que nos ofrece Assumpció Estivill Rius, profesora de la Universidad de Barcelona, quién lo define así “Fondo: conjunto de documentos con independencia de su tipo documental o soporte producidos orgánicamente y/o acumulados y utilizados por una persona física, familia o entidad en el transcurso de sus actividades y/o funciones. Colección: conjunto artificial de documentos acumulados sobre la base de alguna característica común sin tener en cuenta su procedencia”.

Ir conociendo los entresijos de la documentación, ya sea para el que incursiona recientemente en la labor documental o para el usuario común resulta gratificante, ya que se adquiere la conciencia que detrás de cada pasillo específico, anaquel ordenado y consulta accesible, hay un gran equipo resguardando el patrimonio cultural, al servicio de la sociedad.

Fundamentos de un archivo sonoro

•junio 3, 2011 • 3 comentarios

En una reflexión personal, he logrado advertir cuáles son los principales conceptos que constituyen los fundamentos de un archivo sonoro.

Conocer y reconocer el entorno histórico y cultural.

Entorno Cultural

Danzante Prehispánico 2011 ©Elena Servín

El hombre de manera instintiva tiene la necesidad de reconocerse en su propio entorno;  biológica y socialmente se plantea la interrogante de su existencia. En la búsqueda encuentra su propia identidad y se asume dentro de un grupo social determinado que comparte estructuras de convivencia y coexistencia. Este conjunto de formas y expresiones que se denomina cultura, le otorga al hombre la capacidad de reflexionar, discernir y opinar sobre sí mismo. Este discernimiento a su vez le confiere la conciencia de su herencia cultural que deberá ser preservada para el conocimiento (o para el propio reconocimiento) de las nuevas generaciones.

Definir las fuentes generadoras de documentación sonora.

El pleno reconocimiento de las fuentes, debe darse tras el escrutinio de nuestra historia sonora. Como la radio, que durante 80 años ha sido la fuente principal de estos documentos, a su lado el cine, posteriormente la televisión. Actualmente las compañías de discos y video, el internet, asociaciones, escuelas, foros y una larga lista que nos permiten absorber material auditivo.

BBC Radio Announcer Alvar Lidell at Microphone 1942 © BBC

BBC Radio Announcer Alvar Lidell at Microphone 1942 © BBC

Políticas de conservación

La vasta información sonora que se genera diariamente debe ser organizada y administrada bajo estrictos lineamientos establecidos con base a las normas internacionales, para  garantizar el rescate, la salvaguarda y distribución de un archivo sonoro. Lo anterior se logra mediante una serie de procesos documentales que integran el trabajo en conjunto de los elementos técnicos y humanos. Dichos procesos van desde la recepción de material, audición del mismo, análisis de la condición actual del documento, valoración y selección, catalogación e inclusión al acervo. Todo esto complementado con espacios propicios acondicionados con sistemas de aire y temperatura controlados, estantería especializada y equipados con sistemas de gestión y almacenamiento digital hasta el reaprovechamiento y la consulta del propio archivo.

Profesionalización y capacitación del archivista

Man Reading Book in Archive Facility © Helen King

Man Reading Book in Archive Facility © Helen King

Para aterrizar toda la complejidad que implica constituir un archivo sonoro, se requiere del personal profesionalmente capacitado para llevar a cabo esta ardua labor. Hemos puntualizado acerca de la formación, conocimientos y cualidades de un archivista sonoro, la cual implica el tener conocimiento de diversas profesiones afines como la bibliotecología o archivonomía generalística, bagaje cultural, manejo de tecnologías, la disposición de renovarse, además de poseer valores como la integridad, el compromiso y el respeto hacia el material con el que trabaja y los derechos a la información y a los derechos de autor.

No obstante aquí además de destacar el trabajo del archivista o documentalista sonoro, se requiere del reconocimiento profesional de su actividad

Archivos sonoros y la visión a futuro.

El rescate del patrimonio cultural sonoro trae consigo desafíos que hoy igual que ayer nos siguen inquietando. En la larga lista encontramos el desconocimiento de nuestro propio patrimonio, la carencia de estrategias de preservación y de expertos en el tema, la fragilidad y obsolescencia tecnológica de los materiales sonoros, la falta de inversión para proveer a los archivos de las mejores condiciones de conservación y un largo etcétera.

Bóveda © Fonoteca Nacional México

Bóveda © Fonoteca Nacional México

Hemos conocido durante este módulo, lo intrincado que resulta comprender un archivo sonoro, desde su idea primera, hasta su trabajo diario. Sólo con el compromiso de rescatar nuestra historia y con el conocimiento de que nuestro patrimonio cultural está en juego, podemos enfrentar este reto. Pero el primer paso, ya está dado.

 

Documentos sonoros

•enero 3, 2010 • 1 comentario

Cada que la historia deja que nos colemos entre sus entresijos y buscamos en nuestro presente algo que nos represente,haremos uso de documentos. La valía de los documentos como formas básicas de información y difusión de ideas, los convierten en la base de todo archivo que se defina como tal. En nuestro entorno actual, los documentos han evolucionado de su forma primera de representación gráfica sobre un soporte, que casi siempre fungía como un lienzo, a múltiples medios de expresión con variables soportes; cada definición que el humano hace sobre sí mismo, es un documento como tal.

En el tema que nos atañe, los documentos sonoros ocupan un lugar esencial en el desarrollo de nuestra sociedad, pero sin lugar a dudas, son lo que gozan de la menor atención al momento de conjuntarlo para conformar archivos, conservarlos y difundirlos.  Podemos ahora afirmar que un documento sonoro se define como toda información auditiva que esté registrada en un soporte que permita su archivo, catalogación, conservación y difusión. En la actualidad, son pocos los documentalistas sonoros que registran la crónica sonora diaria y pocos los documentos que llegan a formar parte de un archivo sonoro que permita su adecuado manejo.

La historia nos ha marcado el camino al momento de referirnos a documentos y archivos documentales. Lasbibliotecas son, desde tiempos inmemoriales, el mejor ejemplo del adecuado uso de los documentos que desde ya, nos identifican como sociedad y nos hacen entender mejor nuestro presente. Los archivos sonoros, tal y como las bibliotecas lo han hecho, dan a nuestra sociedad la oportunidad de reconocerse y entendernos dentro de la compleja interacción que representa.